VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.

miércoles, 16 de diciembre de 2015

La Voluntad Dormida


Ya sabemos (porque somos grandes), que “siempre nos pasa lo mismo”, que un año más y sigo sin hacer nada de lo que me había planteado”… Aunque introduzcas nuevas ideas sigues la planificación automática: ninguna.
Sólo expresas el Deseo, además seguramente es algo que tienes que dejar, o perder…Lleva connotaciones negativas (dejar de fumar, perder peso, no enfadarme…).
Cierras un Año que bien podría ser un capítulo de tu vida o todo un libro. No debe de ser tan importante para ti, cuando llevas años intentando que éste sea el definitivo.
Para Cambiar un hábito empieza por pensar en el resultado y las consecuencias. Así sabrás dónde tienes que ejercer más presión. ¿Qué le falta a tu Objetivo para que lo puedas cumplir?¿Qué pasará en tu Vida si lo cumples (¿Bueno?¿Menos Bueno?). ¿Cómo vas a mantener la actitud que te ha permitido conseguirlo?
¿Te produce sensación de sacrificio? Piénsatelo entonces.
Entrena tu pensamiento para que se enfoque en el logro. Y recuerda que los “Pequeños” contribuyen al Grande. Premia cada paso que des.
[…] Un viaje de mil millas empieza por el primer paso. Steven L. Covey
La Voluntad es Decidir, Entrenar, Planificar. Es la parte que depende absolutamente de ti. La mezcla química de unas conexiones que te exaltan o te asaltan.
Tendrás que alimentarla, crearle afán por aprender, darle una motivación para que hoy te acompañe cuando hasta ahora no le habías hecho ni caso. Atento a las señales: si te falta aire, si tus huesos se quejan, si tu corazón salta o se encoje, si te aqueja el cansancio…
Si no escuchas sus peticiones, se parará y te dirá “sigue tú, cuando me necesites ya vendrás”.
Entonces dejarás de desear y empezarás a castigarte por no haberlo conseguido, te enfadarás contigo, con los demás y con las cosas que “nunca” te salen bien…hasta que te canses de tu propio boicot y encuentres justificaciones. Entonces dejarás que te abandonen las fuerzas.
Y pasará UN AÑO MÁS.
Un poco de locura no viene nada mal pero, toma la decisión sólo cuando estés preparado y listo para el entrenamiento previo. No para el propósito completo. No te tortures.
Cada pequeña cosa que modifiques, altera tu universo interno. ¡El primer paso merece una medalla! Agradece que tu Ser te apoye, no seas egoísta. El resto viene junto a la satisfacción de haber emitido un billete nuevo para este viaje y haber dado a luz un nuevo enlace.
Llámalo Toma de Consciencia
“¡Hummm…! Creo recordar que el año pasado me miré al espejo y me dije: este año sí que sí…” ¿Y tú?
Entrena tu Voluntad, Energía, Fuerza, Atrevimiento, Brío…Para crear objetivos sean válidos y alcanzables. ¡Apasiónate!

jueves, 10 de diciembre de 2015

La Puerta de Embarque

No creas que acabe aquí, una vez que hayas subido al avión tendrás un punto de vista diferente. Sabrás qué o a quién echas de menos, qué te ata y qué te libera, qué dejas y qué te llevas Contigo.
¿Cuánto pesa tu equipaje?

Desde arriba el cielo no se ve, se siente. Parece que todo es diferente. Pero sigues siendo TÚ. Tonos verdes y marrones a la vez, montañas y terrenos llanos…Las nubes blancas y grises según el momento y el lugar al que te diriges …Son los acompañamientos que te hacen falta, lo “pequeños” detalles que alimentan el Grande: Tu Viaje. Sólo lo necesario.

Tu nuevo enfoque, lo desconocido. Siéntete curioso y déjate sorprender. Ahora sabes que no lo sabes todo. Antes y Ahora son dos centros diferentes. 

- Antes no tenías la oportunidad de volver porque no te habías ido. 
- Ahora surgen dudas donde antes no existían porque no tenías que volar.

Tú no has cambiado. Has cambiado tu modo, ahora estás en “ON”. Has ampliado tus posibilidades. Aprovecha que algunos personajes de tu vida no lo entiendan para darte cuenta de cómo cambian las cosas cuando tú cambias. Te ofrecen la ocasión de sentir si TE encaja o no lo que ves en ellos tanto como lo que ellos ven en ti.

Tu esencia, sigue siendo la misma, aún mejor, está saliendo a flote la condición de tu naturaleza. Entiende que quizás no vean la esencia, sino “las cosas” que dejas de hacer o de decir o los lugares a los que dejas de asistir. 

En realidad, desconocen tus nuevas costumbres y les descoloca. no porque no se lo quieras contar, si no porque es en este preciso instante cuando las empiezas a descubrir. No perciben los sentimientos que te acompañan, ellos sienten que antes “no eras así”. No entienden el porqué y se les escapa de las manos, puede que se sientan desplazados entiéndelo y sé compasivo, pero también valiente y generoso. Déjate ayudar.

Si quieres, explica tus razones y escucha las suyas. Pero cuídate de no caer en justificaciones, ellos no tienen el control ahora. Como ya sabes, tú mejor que nadie, cuesta mucho consentir los cambios.

Nuevas actitudes-reacciones, acciones-relaciones, necesidades-satisfacciones…

Admite también que, en ciertos entornos te hayan encajonado en una forma de ser, es muy probable que, aunque hayas cambiado las preguntas, sus respuestas sigan siendo las mismas, incluso seguirán pensando que tú responderías de la misma forma, quizás no te escuchen, pero tú hazlo.

Tú sólo disfruta del camino, si ellos disfrutan contigo te acompañarán. En esta nueva-sólo-tuya etapa, la parte más dura y también la más efectiva es tu forma de aceptar que el hecho de Elegir es también un derecho de los que se quedan..

Si lo que tienes no te va, mira lo que viene.


Feliz Viaje

domingo, 6 de diciembre de 2015

Caos y Cosmos

Lo nuevo lleva implícito un Aprendizaje y éste persigue un arte olvidado: La aceptación en caso de que los demás no lo acepten.  

La sociedad o quien sea nos lleva de la mano confirmando que estamos haciendo lo correcto. Se ha planificado de antemano. No necesitamos pensar ni ponernos a prueba sólo dejarnos guiar. Encima, obtenemos la Enhorabuena por ser educados y buenas personas y saber convivir. Logramos una satisfacción, la de los demás. Cuando vivimos de manera inconsciente, no es ningún problema.



En cambio, cuando tomamos consciencia de lo que realmente nos apetece, aparecen una serie de alarmas particulares, propias e individuales, que parecen indicarnos que nos vamos a equivocar. Y es una posibilidad.

Quizás la equivocación está en no hacerles caso  y quizás en no intentarlo.



Son indicadores del miedo que, a su vez, viene dado por el riesgo de que no sea aceptado,  que no le parecerá bien a “todo el mundo”. Date cuenta de que, por esta regla de tres, tampoco le parecerá mal a “todo el mundo”. Te entran las dudas y te quedas donde estás.

¿…A que sí?

Yo quiero romper una lanza en favor de las dudas porque, lejos del tópico que conozco, “El que duda está perdido”, Las amables y temidas dudas me hacen ver varias opciones; a mí, hasta me suena redundante.

Cuando tengo dudas me siento a observar cómo se abren caminos y más caminos…y más caminos. Yo mismo puedo elegir, seguir, desviarme, pararme… Yo MismO soy un sinfín de oportunidades. 

Sí-no
A veces sí, a veces no.

¿Y Ahora? …Ahora tengo dudas, pues ahora no.

Si dudas, párate a sentir.

Cuando estamos de acuerdo con el resto de los mortales tenemos una calma aparente de estar haciéndolo bien. Si lo estás haciendo PARA TI no necesitas pedir permiso, ya es lo mejor posible.

Una clara muestra de que haces un esfuerzo hacia lo que piensan los demás es tu abatimiento. Te sientes apagado, infeliz, insatisfecho y en desequilibrio con la humanidad 

El cansancio viene dado por estar haciendo un esfuerzo en contra de tu voluntad

¿…No será que la humanidad está en desequilibrio contigo…? 

Otro tópico admirable es el de mirarse el ombligo. Cuando tooooodos y toooodo está en contra, está muy bien mirar hacia uno mismo. ¿Qué estoy haciendo mal?

Sin embargo, me surge una nueva duda:

 ¿Es mi ombligo el que estoy mirando de verdad?

Puede que tu centro se haya desplazado dentro de un territorio que has aceptado como tuyo. No quieres pisar fuera de la frontera porque no sabes lo que hay, o porque lo sabes y no te atreves a vivir el reto por si lo haces mal, o porque te alejarías de los demás…O por si tienes que volver. ¡Pues vuelve!

Lo dicho, posibilidades.

Dudas si vas a salir de tu mundo…

¿O del mundo de los demás?

Si te importa lo que piensan los demás, escúchales. Si te preocupa es otra cosa.
Si tu alma te está pidiendo a gritos que te muevas. ¡Muévete!

[…]Nadie va a morir tu muerte, no dejes que Nadie viva tu vida.

¿Qué posibilidades hay de que tú mismo LA experimentes?

Como las desconoces, te quedas donde estás, no tienes que hacer ningún esfuerzo mental y encima crees que tu corazón aceptará que no le atiendas…o, ni te acuerdas de tu corazón. Equilibrio.

¿…O RESIGNACIÓN?

Tengo que decirte que si es resignación, el corazón te seguirá enviando señales de malestar, incomodidad, frustración, enfado, tristeza, incomprensión, desaprobación, y más cosas…HACIA LOS DEMÁS…y castigos hacia ti mismo. Porque no estarás aceptando lo que realmente quieres HACER TÚ. No estarás asumiendo TU responsabilidad en TU Vida. Si no la que los demás dicen que es.

Los demás…con su equipaje…sus miedos…sus limitaciones…SU HISTORIA, la de ellos.

Escribe la tuya.

Así que, si eres feliz, ya sabes: Sigue haciendo “lo correcto”.
Si no es así, te conmino a SENTIR y DUDAR si lo que ahora consideras (TÚ consideras) “locura” te haría más feliz y si aportaría nuevas luces a una sociedad atascada y próximamente enquistada.

Atención, Preguntas:

-          ¿Qué querrías hacer si no estuvieras haciendo lo que haces?
-          ¿Dónde querrías estar si no estuvieras donde estás?
-          ¿Qué sentirías si hicieras lo que quieres hacer?
-          ¿Qué Sentirías si estuvieras donde quieres estar?
-         ¿Qué te lo impide?

Y recuerda:

Quizás en otro momento te arrepientas o quizás no sea el momento porque te arrepentirías. Cuidado. Párate a sentir y piensa:

-          ¿De qué te alejas?
-          ¿A qué te acercas?


Sin duda, lo más importante: Sé feliz.

viernes, 27 de noviembre de 2015

3 Puntos Clave para un Día Fantástico

3 Puntos Clave para un Día Fantástico
1. Crea un vínculo con tu Buen Humor. Se trata de crear una costumbre, una pauta, un anclaje con las "cosas" que te hacen feliz.
2. Prepárate para la sorpresa. De hecho, aunque no lo creas, no lo sabes todo.
3. Elige sonreír al día ¡al menos una vez!
- Bueno, 4: cuando tengas un mal día, seguro que puedes posponer situaciones que vayan a comprometer tu ánimo.
- y 5: es la clave que te abre a las anteriores: Ama todo lo que puedas, mejor dicho: Ama y ya está.
...6 (ya que estoy): Una reflexión: Date cuenta si lo que ha sucedido hoy estaba en tus planes. ¿Estabas predispuesto?

“Veo, Veo…”

jueves, 19 de noviembre de 2015

Inteligencia para la Emoción

...O Emoción para la Inteligencia...

Preguntas y Respuestas:

¿Cómo estás? "Bien"
¿Qué tal? "Va bien"
¿Cómo va? "Va"
¿Cómo te va la Vida? "No me puedo quejar, en estos tiempos que corren, ya es mucho"

...¡Uf!! ¿Encima lo justificas?

¿Qué crees que te hace sentir el decir eso? ¿Y qué sensación te deja para el resto del día?

¿Y a los demás? Revisa tu Intención.

En primer lugar. Te creerás que no te puedes quejar, pero lo estás haciendo.
En segundo lugar, si no tuvieras nada de qué quejarte, no lo estarías diciendo.
En tercer lugar, podrías estar encubriendo una felicidad inmensa con tal de no herir la susceptibilidad de quien te está preguntando, o para no crear envidias o para que no te llamen loco...O para evitar comentarios como: "siempre está bien, es sospechoso".

Si te sientes bien, ¿qué te lleva a disfrazarlo? ¿La inercia, tal vez?

...¡Cómo nos complicamos la vida!

Pregúntate en qué estás enfocado cuando respondes.

Si estás bien, DILO! No te das cuenta de que necesitamos gente que se sienta bien?

¿Qué piensas? Y, ¿qué sientes?

Disfruta el Día y las Conexiones

viernes, 3 de abril de 2015

Sal de tu Escondite

Puedo nombrarte millones de objetivos que  podrías plantearte para ser más feliz, pero voy a empezar con uno sólo: "Dar el Primer Paso". 

...Primero lo Primero (Estephen L. Covey)

Esto es así cuando te propones algo. ¿Qué te hace pensar que "es sólo un sueño"? Responde con calma y atento a tu respuesta, luego, permítete dudar de ella. Tu razonamiento alude a toooooooda tu experiencia. Por eso, con calma… AHORA: ¿Qué te hace pensar que es sólo un sueño?

Tu respuesta te indica tu realidad (el observador influye en lo observado), la tuya; y se mantiene ahí, junto a ti y a tu pensamiento y se dedica a truncar tus planes y los replanteamientos que te propongas.

Pero, si en esencia lo has pensado...De nuevo piensa: ¿por qué crees que has pensado algo así? ¿Crees que tu cabeza está creándote cosas imposibles para que seas infeliz? 

...O quizás te esté ofreciendo alternativas…Piensa, y atento a la respuesta.

Si tienes miedo “al cambio” plantéate la duda sobre si no tienes miedo a la pérdida de control que te ofrece el cambio y no al cambio en sí mismo. Y, por otro lado, todavía no lo has hecho efectivo; por tanto, ese miedo podría estar para ayudarte a planteártelo de otra forma…

...O quizás, a cambiar el fondo.

Ten en cuenta que cualquier cambio que realices afectará a tu entorno, familia, amigos, casa, trabajo, de una manera u otra.  A tu comportamiento en ese entorno. Y al conocimiento de ti mismo (puede que ahí radiquen tus miedos). 

Sabiendo esto, y siguiendo en tu línea de descubrimientos, añade que éste podría ser el “coste de oportunidad”; cuando eliges algo dejas de elegir otra cosa a cambio del nuevo Aprendizaje. Porque en mi opinión, cualquier cambio genera nuevas posibilidades de crecimiento personal.

Sea como fuere es tu elección. Y por eso surgen distintos estados de ánimo, tristeza por la pérdida o alejamiento de lo que no has elegido y también alegría por el logro o por el simple hecho de haber tomado una decisión. “Porque yo lo valgo”.

Pienso que, en relación al cambio, es imprescindible aceptar las nuevas sensaciones, emociones y pensamientos como parte del proceso. Y saber de antemano que “todo” forma parte de todo te ayudará.

“Pars pro Toto (una parte del objeto o concepto representa la totalidad del mismo)” […]

Atrévete a dar el primer paso junto a todas tus emociones, creencias, expectativas, críticas, etc. Sólo entonces descubrirás, en ocasiones, que “no era para tanto”; y en otras, que “no es exactamente lo que quería”...

Insisto: es el primer paso el que te abre los caminos (y lo digo en plural), el que te hace avanzar, elegir, avanzar y elegir otra vez…y avanzar.

Conciencia, Responsabilidad, Acción... Decisiones...Elecciones....Consciencia, Responsabilidad, Acción…Y vuelta a empezar.

Atrévete a compartir con el mundo lo mejor que sabes hacer. O mejor dicho,  atrévete a SER TÚ MISMO y querrás compartir de corazón lo mejor que sabes hacer.

Atrévete a ponerte en Valor. Cuando ofreces lo mejor de ti mismo y lo sabes, aparecen nuevas oportunidades para crecer, mejorar como persona y nuevos retos para asumir incluso antes de llegar a tu meta. ¡¡O nuevas metas!!

Piensa:

¿Qué Beneficios (con B mayúscula) obtendría la sociedad si todos y cada uno de nosotros aportáramos lo mejor de nosotros mismos?

De nuevo responde, con calma. Y atento a la respuesta. ¿Qué ofreces tú? ¿Cómo contribuyes?

El primer paso es el que te hace avanzar, y soñar es imprescindible para dar el primer paso. Muéstrale la luz, la felicidad es el camino, no el destino.

"Los sueños no siempre se realizan, no porque sean demasiado grandes o imposibles sino porque dejamos de creer". Martin Luther King

domingo, 29 de marzo de 2015

Una Historia que contar


Detrás de esa mirada hay una Vida.

Recuerdo aquella anciana con especial cariño. Nos veía en su portal cada día y, en lugar de gruñir como gruñen las gruñonas, nos abría la puerta de su casa y la de su corazón.

Tres niñas rebeldes (pero sólo un poco) que recibían lecciones apasionantes a la vez que intentaban esconder sus risas tras los dientes y disimular las miradas de complicidad. (Seguro, seguro que no se daba cuenta).

A pesar de eso, todos los días, a las seis de la tarde, abría su puerta para dejarnos pasar.

Una carta que queríamos guardar las 3, y no sabíamos cuál era la mejor opción para poder abrirla unos años más tarde (50, tal vez) pues ya sabíamos que la entenderíamos mejor.  

Hablaba de Amor (con mayúsculas), es lo que recuerdo...Estaba escrita con una letra muy bonita,  bien estructurada y con una firma que me llamó la atención. No creáis que era un papel blanco cualquiera, ni folio, ni hoja...nada de eso; era un "papel para escribir cartas", color beig, bastante grueso, rugoso y dentro de un sobre con características similares. Con Clase (también en mayúsculas), como Ella. 

Debía ser lo que llamábamos "Una Señora de arriba a abajo" (Madò Lluna, para nosotras).

Ahora entiendo que esa Gran Mujer de arrugas profundas plantó una semilla en nuestros corazones.

¿Te has planteado qué quieres legar? ¿Cómo quieres que te recuerden?

Millones de gracias a todas las Personas que han pasado por aquí y, en especial, a Ésas que caminan por donde no caminan las demás, abriendo caminos, imprimiendo su huella; Ésas que nos hacen Sentir

Millones de gracias, Madò Lluna, esté donde esté.

lunes, 26 de enero de 2015

Sesenta Mil Pensamientos


video
Nuestro cerebro procesa sesenta mil pensamientos al día y a la mañana siguiente repite un 90%. No podemos procesar tan deprisa toda esa información (¡nos volveríamos locos!), así que utilizamos la que necesitamos en ese momento y el resto lo almacenamos de manera automática y pocas veces recordamos que lo tenemos. 

Alguna vez regresan en forma de sueños o experiencias que creemos haber vivido...Otras veces, ni sabemos que lo sabemos. Lo olvidamos. 

Nos han provocado unas sensaciones y emociones. Están ahí, escondidas esperando salir en cualquier momento. Si no la vives puede convertirse en una enfermedad (las terminaciones nerviosas del sistema autónomo está directamente conectado con el sistema inmunológico). La emoción está, si tú quieres, para hacerte ver y reaccionar frente a lo que no has prestado atención.

Hasta hace poco hemos vivido dentro de un paradigma que nos dice que mostrar las emociones es de débiles. Hemos sido educados dentro de esta creencia hasta el punto de no saber distinguir exactamente qué es lo que sentimos en cada momento. El hecho de aprender a darle un nombre, sitúa la emoción en el plano consciente y es ahí donde podemos actuar.

¿Qué estaba pensando cuando me cambió el estado de ánimo? 
¿Cuál era mi actitud frente a la situación?

Con mucha práctica y ayuda llegué a elegir un significado para el Pensamiento Positivo, le llamo Pensamiento Creativo o Constructivo porque gracias a él, puedo crear una emoción y construir una conducta que me lleve a pensar y estar bien.

Me explicaré: 
Se trata de cambiar un pensamiento negativo por uno constructivo, no de eliminar ninguno otro. Nuestro cerebro no entiende el "No". Cuando no quieres hacer una cosa, simplemente no la haces. Ni siquiera te planteas que tengas que hacerla o no; si la estás haciendo es por alguna razón. 
Por ejemplo: si digo que no quiero fumar no es verdad, dado que lo estoy haciendo. Si no quisiera fumar, sencillamente no lo haría. No supondría un esfuerzo "no hacerlo", ni me lo tendría que proponer. No fumaría y punto. En cambio, si quiero cambiar ese hábito tendré que proponerme qué quiero conseguir de verdad...Piel tersa, encías rosadas, dientes blancos, aliento fresco y limpio, libertad...

Para conseguir tener un pensamiento constructivo hace falta aprender a soñar. 

"Si lo puedes imaginar, lo puedes crear". Walt Disney

Luego, la pregunta al inconsciente sería: ¿Qué tendría que pensar para sentirme bien? ¿Cómo sería "pensar bien" frente a esta situación tan complicada?

Este pequeño ejercicio cambia tu estado de ánimo unos minutos que contribuirán al 90% de pensamientos que repetirás mañana. Poco a poco irás llenando tu día a día de sonrisas y energía positiva. Tu postura, el tono de voz, incluso tu respiración se modificarán y eso es lo que compartirás en tu entorno. 

Como todos sabemos, lo que das vuelve multiplicado. Así pues, entrarás dentro de la dinámica o inercia del "pensamiento que te hace sentir bien".


Lo que se practica es que lo que hay aquí tiene alguna razón de ser, un motivo, una misión.

Se trata de ACEPTAR también aquellas sensaciones desagradables sabiendo que forman parte de aquel momento y que las emociones buenas o no, forman parte de nuestra vida; sin olvidar que su función es ponernos en contacto con el exterior; exteriorizar para prestar atención. Para cerciorarnos de que no estamos en peligro o de que una persona es o no de fiar, por ejemplo.  Aquellas sensaciones que nos dicen que nuestra intuición funciona de manera automática y nos manda avisos. 

Tener pensamiento positivo es aceptar las cosas tal como son. Positivo, ya lo dice la palabra, no es necesario extraer lo positivo de una situación. El positivo es aceptar lo que nos gusta y lo que no en la misma medida como parte, ya no del aprendizaje, si no de la Vida Misma.

Una vez que obtengas un alto porcentaje de pensamiento positivo lo repetirás más a menudo, y con el tiempo podrás elegir el momento en que quieres dejarte llevar por la emoción o dejarlo estar para cuando estés en la intimidad, si lo prefieres. 

Lo que la gente denomina "control de las emociones", en mi opinión, es una versión muy limitada de nuestros conocimientos inconscientes. Nosotros no deberíamos querer "controlar" nada; así tendríamos la libertad de pensamiento y, por lo tanto, calma y aceptación. 

Pero mientras aprendemos a hacerlo podemos aprovecharnos de la capacidad que tenemos de cambiar, soñar y crear lo que realmente nos hubiera gustado hacer, pensar, sentir. En principio podríamos redirigir nuestras emociones a través del pensameinto y tomar consciencia...Adquiriir Pensamiento Consciente y Manejable.

Si tú eres el dueño de tus pensamientos, eliges que sean positivos o negativos?

Abrir nuestro propio camino y caminar. ACEPTAR tal cual. Llorar si hemos de llorar, enfadarnos si es el caso, etc...Sentir.

"Si las dejas, las emociones vienen y van".

Inevitablemente, cuando decides tener un positivo, también eliges "no tener" un negativo. Pero a veces, un negativo puede ser lo contrario, por ejemplo, un análisis negativo puede ser positivo. 

Ese "no tener" te enfoca en lo que no tienes, no quieres o no toleras o no... lo que sea. Con la práctica, te irás centrando en lo que tienes y quieres. El esfuerzo está en conseguir la inercia de vivir con calma aquellas emociones que no te gustan pero que han llegado hasta ti con una finalidad a través de una serie de acciones que has hecho o circunstancias que has vivido. 

Consiste en hacernos responsables. Es decir, en adquirir la habilidad para responder de tal manera que nos haga sentir bien.

Podemos permitirles que cumplan su objetivo. Si no lo hacemos, si nos negamos a sentirlas persisten y quedan grabadas en nuestra mente; saldrán a flote bajo situaciones similares. O acudiremos a ellas automáticamente, hasta que las dejemos llegar a su meta, que es enseñarnos "algo" o hacernos espabilar. O, peor aún, en ocasiones, recurriremos a ellas para evitar otras o para eludir responsabilidades y ser víctimas de la situación.

Dos consejos:
1. Elige un momento del día en que te puedas permitir sentirte mal y haz lo que tengas que hacer para vivirlo. Si te da miedo hacerlo sólo, hazte acompañar por alguien de confianza y habla de ello.

2. Agradece y sé Honesto al menos una vez al día. lo primero para ser consciente de lo que tienes, y lo segundo para aceptar la parte de responsabilidad que te corresponde por los pensamientos que tienes y por los que no tienes.

Preguntas que te serán prácticas:
- ¿Qué puedo hacer hoy que mañana me traerá un estado de ánimo satisfactorio?
- ¿Cómo me gustaría que hubiese pasado aquello que no me ha gustado del día de hoy?
          
Irte a dormir con una sonrisa y algún recuerdo agradable o imaginar cómo hubieras preferido que pasara. Y, sobre todo, levantarte con la incertidumbre de que puede ser que algo agradable esté a punto de suceder. Es otro valor, junto a la Gratitud y a la Honestidad: La Curiosidad. 

No lo sabemos todo y no sabemos todo lo que sabemos.