VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.

lunes, 24 de enero de 2011

Un Lindo Gatito

Te quiero contar una historia:

Ayer me enamoré. A mí me gustan mucho los perros pero tengo que reconocer que este gato ha despertado mi Ternura. Cuando lo vi, adormecido, abrazando la palmera con estas patitas esponjosas… ¡Uf!

Viendo la imagen quizá puedas percibir una parte de lo que siento yo… ¿No es precioso?

Es un Gatito escurridizo que ha nacido por los alrededores. Hace unos días no hubiera podido sacar esta foto porque en cuanto el feroz animal adivinaba mi intención de dar un sólo paso, salía corriendo despavorido.

Con el tiempo he conseguido algún que otro fugaz acercamiento.

El que tiene miedo es él. Al menos doy por hecho que es miedo. Por mi parte, yo he seguido saliendo a la terraza y no me he inmutado ante sus bruscos y a la vez suaves pero torpes movimientos que caracterizan su estrepitosa huida. A veces se asemeja a una escena de dibujos animados con las patas como molinillos intentando correr muy rápido y sin moverse del sitio, con el cuerpo hacia adelante, la cabeza hacia atrás y con los ojos como platos... ¿Te haces una idea?

…He ignorado su recelo; no me he ofendido porque haya dudado de mi buena fe; si me he cruzado en su camino he seguido avanzando como si no estuviera…

He seguido haciendo mi Vida y observando su inocente Belleza y comportamiento con curiosidad. Lo mismo que hacía él.

Ahora se planta frente al ventanal con incisivo fisgoneo y calcula mis movimientos, expectante. Se ha dado cuenta de que no es necesario organizar un escándalo. Y cuando tiene que pasar por delante de mí prescinde de doblar las rodillas y opta por hacerlo sigilosamente fingiendo tranquilidad sin dejar de controlarme de soslayo. Casi diría que con un poco de chulería.

Es decir, le he transmitido que el problema es suyo. Le he manifestado que la vida sigue a pesar de sus miedos… Le he creado la misma curiosidad y respeto hacia mí que yo misma le profeso.

(… ¿Estamos hablando de un animal?)

El sentimiento se acrecienta cuando su hermanito es contagiado por su propio comportamiento y ahora, los dos me miran curiosos igual que yo a ellos y si camino cerca con cautela, respetando sus sentimientos, ellos respetan mi voluntad.

Hay una diferencia bestial entre estos Cachorritos y su Madre, la cual todavía corre desesperada con el lomo encorvado y el pelo erizado cuando me ve. Si por desgracia ha reaccionado tarde y no puede escapar, me enseña sus dientes con un escalofriante bufido y una expresión entre miedo y coraje como diciendo: “si te acercas más te comeréeeee”.

Los Pequeños han aprendido que soy una Humana Buena, en cambio, la Madre tiene que descartar sus ideales para comprenderlo. Es muy difícil para ella. Se encoje de hombros frente a la flexibilidad de sus descendientes.

(¿Crees que se puede aplicar a las Relaciones Humanas?)

Me resulta sorprendente la mirada incrédula que nos dedica el pequeño bebé cuando parece detectar una discrepancia entre el veloz movimiento de su madre para dejarme atrás con eficiencia, y mi simulada pasividad frente a ese hecho.

Cuando veo a los dos hermanitos sentados, quietos, solemnes… Me hacen reír a carcajadas…Si fueran grandotes sería yo la que saliera corriendo.

En cambio, veo esa carita preciosa tan seria y esa mirada tan fija… Estáticos como Budas diminutos encima de la balaustrada, casi desafiantes en su silencio, que no puedo menos que sentirme enamorada de una Belleza tan Natural y Espontánea. Apetece apretujar sus patitas o mofletes… ¡iiiishhh!

Déjate impresionar por lo que hay a tu alrededor. Siente Amor por las Personas y por demás Seres Vivos, comparte Emociones y Pensamientos. Crece. Vive. Alucina. Fantasea. Sueña. Sé Feliz.

Si no Sientes así es posible que hayas elegido Sentir de otra manera. Esta clase de Emociones están, puede que aletargadas pero te aseguro que están. Cambia tu Pensamiento, Elige tu Motivación, enamórate de tus Proyectos, de tus Flores y de las del vecino o vecina, del Mar y de la Luna, de tu Pareja, de tu Madre, de tu Padre, de un Amigo o Amiga... Elige sentir el Amor en sus distintas facetas. Apasiónate.

De nuevo, tú eliges: ¿Quieres ser un lindo Gatito o una huidiza linda Madre?

martes, 18 de enero de 2011

Alas Blancas

Esta mañana, al levantarme he descubierto unas Alas Gigantes a los pies de mi cama. Se han agitado y posado sobre mi espalda con Deliciosa Ternura. Y también con Delicadeza me han llevado frente a una figura Resplandeciente con una increíble Sonrisa Blanca y unos Ojos iluminados como si de una Ilusión se tratara. “Un Ángel”, he pensado.

En el aire un susurro:

“Soy un Ser increíblemente Sensible y Generoso. Te trato con Cariño, te ofrezco mi Ayuda, te doy las Gracias por el hecho de que Estés, te Sonrío y te Deseo un Buen Día, te digo lo que Siento…Te Animo cuando te fallan las Fuerzas, te Motivo cuando te desilusionas, te Acompaño cuando necesitas apoyo, te Escucho cuando necesitas hablar. Te hago saber que te comprendo cuando te desahogas conmigo”.

…Un Silencio…

“...Te demuestro lo importante que es para mí tu Existencia. Pongo mi Corazón en tus manos. Confío en ti. Te Admiro. Actúo con tanta Libertad que te libero…”

“…Estoy aquí para Quererte, Mimarte, Abrazarte, Cuidarte…”

En ese momento he notado el tacto de una Nube de Algodón en la planta de mis Pies. Tan Blanca, Delicada y Dulce como las Alas; se han plegado suavemente sobre mi cuerpo para cubrirlo de calor.

Y el susurro continúa:

“Soy Ligera como la hoja que baila al viento en Otoño, ocupo un Volumen Elemental en tu Vida y rodeo con Amor y Frescura a quienes pasan por tu Lado. Acaricio sus Corazones, Decoro el ambiente en tantos tonos como colores existen. Perfumo los Jardines con Rosas y Jazmines”.

Como por Arte de Magia he aparecido en la cocina y empiezo a tomar Consciencia de mis Manos sin ser dueña de sus actos. Se mueven gráciles preparando el Desayuno.

Me recoge el Aura Blanca para deslizarme hasta la mesa del comedor. Las ventanas se abren expectantes. Me embriaga un Aroma Fresco y Natural. Veo las Ramas de los Árboles en un suave zarandeo. Empieza a Amanecer.

Poco a poco y sin esfuerzo, pensamientos automáticos vienen a mi mente, muchos corroboran mis errores pasados y otros me recuerdan Grandes Aciertos. Tengo incluso el Pensamiento de que hoy no quiero pensar, lo cual Agradezco porque en esta milésima de segundo le he dado un Respiro a mi cerebro.

Como por un soplo mis Párpados hacen un leve intento por abrirse un poco más pero consigo que permanezcan en su meloso letargo. Momentos íntimos, privados. Yo misma.

Alargo ese instante todo lo que el tiempo me permite y me dispongo a disfrutar. Soy consciente de que Después de Ahora ya nada volverá a ser lo mismo.

De pronto, siento un cálido Beso en la frente.

Más Silencio...

Oigo mi propia Respiración. Siento el tenue tacto de las sábanas sobre mi cuerpo. Muevo los dedos de mis manos. Decido abrir los ojos con todas las consecuencias.

Las ventanas están abiertas, oigo los pajaritos y también los pajarracos, los aviones, los vecinos, los perros. Ya ha Amanecido.

¡Puedo repetir mi Desayuno! ¡Eso es Ideal!

Me miro al espejo y Me Gusta lo que veo. Un Brillo Especial, una Gran Sonrisa. Tengo ganas de salir y compartir. Ganas de Hacer Grandes Cosas y hoy, igual que ayer, tengo el tiempo contado. Quiero darme prisa porque mañana será otro día también muy ajustado y con otros Grandes Encuentros y Formas y Colores y....

¿Qué quiero hacer Hoy para crear un Mañana mejor que Ayer?

Y tú, ¿quieres ponerte tus Alas Blancas?

Delirios de Grandeza

No te planteaste que un día pudieras dejar de brillar. Ni siquiera sabes si ahora lo estás haciendo o no. Nadie te dijo que resplandecías. ¿Y ahora?

El Mundo gira y tú con él. Provocas cosas y evitas otras. Aceptas y deshechas trabajos, relaciones, problemas, etc. Poco a poco vas olvidándote de que un día, una Madre “dio a luz” a tu Ser. Muy bonita la expresión. Sin embargo, dejas que los residuos inunden tu Esencia. Te vas apagando poco a poco porque es “ley de vida”, “la vida es dura”, “eso le pasa a todo el mundo”, “es lo normal”…

Sabías todo lo que no se debía hacer ni decir. Lo que estaba mal y hasta dónde podías llegar. En el peor de los casos, dónde nunca llegarías. O tal vez no soñabas muy alto para no frustrarte después. Demasiados NO. Eran otros tiempos, muy enfocados al “qué dirán”. Recibías la Educación apropiada para el estilo Social o el Estilo se desarrolló en base a esa educación como algo premeditado.

Ahora han cambiado los modos de vida, las formas de estar en ella, tus inquietudes. Además tienes tus propias Responsabilidades, […] Habilidades para elegir la respuesta a tus Necesidades. En cambio, sigues actuando bajo ese Hechizo a pesar de que ahora nadie te diga “esto no y aquello tampoco”. Ya te lo dices tú. Pones límite a tus Ambiciones porque si no lo hicieras tendrías que pensar mucho y actuar demasiado, y hacer Cambios y descubrir nuevas carencias para las que tendrías que realizar un esfuerzo brutal…Puede que hasta roces el conformismo si es que no lo has absorbido rotundamente. Si así eres Feliz, no tengo nada que decir.

Sin embargo, si no lo eres y no sabes por qué, pregúntate:

¿Cuántas veces utilizas el “no puedo”? ¿Y el “me da pereza”? ¿Y “eso es imposible”?

Fue fácil inducirte al NO dado que tu cerebrito se estaba desarrollando y eso le servía de guía. Equivocada o no, ahora puedes reprogramar tu Conducta para satisfacer tus nuevas necesidades y adaptarlas a esta Actualidad, crear un nuevo boceto para apoyar ciertos comportamientos para los que ya eres Libre y poner un “Sí, Claro que puedo”.

¿Qué te lo impide?

Pues sí, puedes si quieres y sabes el qué. No digo que sea fácil, digo que puedes y cuando lo intentes lo verás. Y te encontrarás con más Personas como tú y Posiblemente dirás: “Ah!, ¿Era eso?" y te entrarás unas ganas terribles de trabajar en ello.

Recupera tu Brillo esencial. Piensa qué puedes hacer para ser un poco más feliz.

¿Qué es lo que todavía no has intentado?

sábado, 8 de enero de 2011

Un Pulso

[…]El hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra.
Aludo a la Consciencia, un despiste, no sabes que ya lo has hecho hasta que vuelve a suceder.
¿No será que te la llevas puesta? La Piedra, digo. Como justificación “es que hay una piedra”…
Podemos añadir la opción de que te vaya bien tropezar con ella. Sí, si la has golpeado tantas veces…Algo habrás aprendido, ¿no? Y si sigues haciéndolo puede que te quede algo por reconocer.
Por otro lado, si tú crees que vas a chocar, lo más probable es que lo hagas. Entonces, pregúntate para qué quieres seguir estrellándote.
Has seguido en línea recta desde que has tomado consciencia de a dónde quieres llegar. Hace un tiempo tropezaste con un Duna y con tus pisadas se hizo más pequeña. Seguiste adelante y te diste de bruces contra un Muro; diste un paso atrás un poco aturdido/a. Pero insistes en que ése es el camino y vuelves a chocar.
¡Qué dolor de cabeza! ¿Cuánto te quieres torturar?
Mira hacia arriba, quizás sea más bajito de lo que crees. Tal vez lo puedas saltar. Mira a la derecha, a la izquierda, puede que haya una forma de esquivarlo. También puedes pedir una escalera. ¿O pretendes derribarlo? …Bueno…es otra opción.
Yo me cuestionaría si no hay “algo” que me indica que no llevo el rumbo adecuado…
Puede que si lo tienes que sortear, sea más largo el camino. Ahora, ¿Cuánto tardarías en derrumbarlo? Sopesa. Valora. Si quieres seguir empujando Elije las Herramientas que necesites, las apropiadas. Si no sabes cuáles son pregúntate si alguien más te puede ayudar.
Cuidado con la trampa de “seguir fiel a mis principios”. Al menos tómate un tiempo para revisarlos. A veces, los principios que te sirvieron en su momento están subyugando tus necesidades actuales. Si te has estancado/a en un punto, puedes seguir ahí o Re-direccionarte. Busca otras opciones.
Yo pienso que es bueno aceptar las cosas como son. Quererlo per se y no “tener que” tolerarlo. Solucionar mi Propia Vida y manera de llevarla para sentirme bien y aportar de esa manera a mi entorno Buen Humor, Alegría y Respeto. Seguir adelante y mirar hacia atrás sólo para coger carrerilla.
Aprender de los errores pasados evita volver a caer una y otra vez en el mismo y a reconocer situaciones similares antes de que pasen. Te ejercitas y proyectas. Practicas-Visualizas. De tal manera que cada vez con más facilidad puedes anticiparte a los hechos. Incluso prevenirlos.
Tú qué crees, ¿vale Realmente la Pena realizar un Esfuerzo?