VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.

miércoles, 16 de diciembre de 2015

La Voluntad Dormida


Ya sabemos (porque somos grandes), que “siempre nos pasa lo mismo”, que un año más y sigo sin hacer nada de lo que me había planteado”… Aunque introduzcas nuevas ideas sigues la planificación automática: ninguna.
Sólo expresas el Deseo, además seguramente es algo que tienes que dejar, o perder…Lleva connotaciones negativas (dejar de fumar, perder peso, no enfadarme…).
Cierras un Año que bien podría ser un capítulo de tu vida o todo un libro. No debe de ser tan importante para ti, cuando llevas años intentando que éste sea el definitivo.
Para Cambiar un hábito empieza por pensar en el resultado y las consecuencias. Así sabrás dónde tienes que ejercer más presión. ¿Qué le falta a tu Objetivo para que lo puedas cumplir?¿Qué pasará en tu Vida si lo cumples (¿Bueno?¿Menos Bueno?). ¿Cómo vas a mantener la actitud que te ha permitido conseguirlo?
¿Te produce sensación de sacrificio? Piénsatelo entonces.
Entrena tu pensamiento para que se enfoque en el logro. Y recuerda que los “Pequeños” contribuyen al Grande. Premia cada paso que des.
[…] Un viaje de mil millas empieza por el primer paso. Steven L. Covey
La Voluntad es Decidir, Entrenar, Planificar. Es la parte que depende absolutamente de ti. La mezcla química de unas conexiones que te exaltan o te asaltan.
Tendrás que alimentarla, crearle afán por aprender, darle una motivación para que hoy te acompañe cuando hasta ahora no le habías hecho ni caso. Atento a las señales: si te falta aire, si tus huesos se quejan, si tu corazón salta o se encoje, si te aqueja el cansancio…
Si no escuchas sus peticiones, se parará y te dirá “sigue tú, cuando me necesites ya vendrás”.
Entonces dejarás de desear y empezarás a castigarte por no haberlo conseguido, te enfadarás contigo, con los demás y con las cosas que “nunca” te salen bien…hasta que te canses de tu propio boicot y encuentres justificaciones. Entonces dejarás que te abandonen las fuerzas.
Y pasará UN AÑO MÁS.
Un poco de locura no viene nada mal pero, toma la decisión sólo cuando estés preparado y listo para el entrenamiento previo. No para el propósito completo. No te tortures.
Cada pequeña cosa que modifiques, altera tu universo interno. ¡El primer paso merece una medalla! Agradece que tu Ser te apoye, no seas egoísta. El resto viene junto a la satisfacción de haber emitido un billete nuevo para este viaje y haber dado a luz un nuevo enlace.
Llámalo Toma de Consciencia
“¡Hummm…! Creo recordar que el año pasado me miré al espejo y me dije: este año sí que sí…” ¿Y tú?
Entrena tu Voluntad, Energía, Fuerza, Atrevimiento, Brío…Para crear objetivos sean válidos y alcanzables. ¡Apasiónate!

No hay comentarios:

Publicar un comentario