VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.

lunes, 23 de agosto de 2010

Tu Eco

Si te paras a escuchar y escuchas, te paras a pensar y piensas, te paras a mirar y miras, te paras a tocar y tocas…Quiero decir que si cambias de “modo inercia” a “modo consciencia” tu computadora personal, seguro que experimentarás sensaciones que nunca antes habías advertido. La razón es que has pulsado el botón de “cambio de modo”. Amplías tu perspectiva por el hecho de hacer algo de manera diferente.

Te sirve ir al mismo sitio de cada día por un camino distinto, mirar hacia el cielo en lugar de hacia el suelo, cambiar “tu sitio” en la mesa a la hora de comer, sonreír cuando coincides con el movimiento de un desconocido o desconocida…Porque las cosas que son, son como tú las percibes a través de tus sentidos, tienes tu propio sistema de representación, de filtración, único e individual. Aprovecha este don natural.

Pulsa el botón de cambio.

Sirve también, permitirte captar de otra manera a la Persona que tienes a tu lado en ese momento…Personas, como Tú y como Yo, que utilizan su propio procedimiento para comunicarse. Concédete la oportunidad de ampliar tu propia vivencia junto a las de los demás.

En lugar de competir, comparte. Cada sentimiento tuyo con uno de los de esa Persona, suman dos; cada pensamiento tuyo con uno de los suyos suman dos más. Si además lo completas con la relación que surge entre cada uno de los participantes, entonces suman tres o más. Y si a tu interacción le añades los sentimientos y pensamientos y puntos de vista de más Personas ¡el resultado se multiplica! ¿Te das cuenta? ¿Ves a dónde se puede llegar en las relaciones personales sanas y efectivas?

Canjea un comportamiento por otro, regatea contigo. Relaciónate con “tus cosas”. Si no participas no haces eco, no contagias y, desde luego no aprendes, no amplías tu mente ni tampoco la de los demás. Haz algo, cualquier cosa por insignificante que te parezca; algo que no hayas hecho antes, el resultado es sorprendente.

Para mí, significa hacer ruido para oírte y ver hasta dónde puedes llegar. Hazte ruido. Elige tú los decibelios, sólo los que quieras asumir.

¿Qué podrías hacer de manera diferente?

2 comentarios:

  1. Cada vez buscas más en tu interior y en el interior de las personas, de las relaciones con los demás, de ese bienestar que tanto anelamos y que es tan difícil de asusmir de una manera conciente. Es cierto, en ocasiones percibimos las cosas de manera distinta a como las vemos, el sentimiento es más profundo que la propia visualización, muchas veces basta ese cruce de miradas para intuir lo que se quiere o lo que se piensa, aunque tambien podemos estar equivocados y lo que se percibe realmente es lo que uno quiere, desea, anela percibir y podemos molestar a la otra persona porque simplemente en esa ocasión no hemos dado en el clavo y hemos desmarcado su fibra ssensible. Depende también de los sentimientos de la otra persona, de lo recepetiva que esté en ese momento y de las ganas que tenga de escuchar tu eco, tu resonancia, tu vibración, incluso voy mas allá, en ocasiones, contadas ocasiones esa conexión puede llegar a ser tan "brutal" que nos hace aflorar nuestro propio instinto y pasamos de una manera incosciente a una manera mucho más consciente ya que como todos sabemos una mirada lo dice todo, lo transmite todo.
    Al igual que Marga, a mi me encanta terminar mis comentarios con una pregunta y la de hoy sería...

    A quien estas dispuesto a mirar hoy??

    Gracias de nuevo Marga por dejarme compartir con vosotros parte de mis pensamientos.

    Un abrazo
    David

    ResponderEliminar
  2. Guau! Qué lujo tu participación. A eso se le llama tomar consciencia!! Muchas gracias por compartir tus pensamientos

    1 abrazo

    ResponderEliminar