VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.

domingo, 7 de noviembre de 2010

Piensa Bien y AcePtarás

Cuando una persona se dirige a ti para pronunciar unas palabras y dedicarte unos gestos y provocarte unas sensaciones y despertarte unos sentimientos, acude a sus propias habilidades conscientes o inconscientes.

Algunas veces, las palabras llenan un vacío de emociones y se pierden en la oscuridad de la duda que provocan en el cuerpo ajeno. En ese momento se lleva a cabo una inspección exhaustiva de todos los aspectos que puedan conducir a una conclusión para acabar con esta incertidumbre. Se realizan entonces unas interpretaciones que pueden confundir y marcar una ruta equivocada.

De todas las “evidencias” que pasan por tu cerebrito ¿cuál eliges? Quiero decir, cuando una situación te hace sentir mal, ¿interpretas que la causante es otra Persona? ¿Desentrañas que si hubiera actuado de otra forma esto no hubiera sucedido incidiendo, de esta manera sobre el reproche? ¿Dictaminas que tiene mala intención y por eso ha actuado así?

¿A qué dedicas tu tiempo en una situación conflictiva? ¿Seguro que entre lasposibilidades que has elegido hay alguna positiva? Piensa. ¿Has conseguido restarle importancia al asunto o, por el contrario lo has magnificado?

Bien, pues ya que has emitido un juicio adhiere a tu pensamiento el valor que le das al contexto. Puntualiza. Determina que sea cual sea el objetivo de la otra Persona puede elevar al quíntuple las realidades antes mencionadas. Quizás escuchándolas recuperes tu honestidad y aceptes que tus razones son tuyas. ¿O piensas que “por lógica” sólopuede ser de una manera?

No pierdas la Inocencia, no lo sabes todo. Analiza cuál es la parte que has aportado tú y Pregunta.

Imagina que sí tienes razón. ¿Qué haces ahora con ella? Después de tantísimas elucubraciones estarás agotado o agotada y habrás pasado por múltiples sensaciones sin conseguir quitarte el problema de la cabeza. Aunque el Otro o la Otra no esté presente, tú sigues torturándote. Es más, si en un principio estabas enfadado o enfadada…Después de tu auto –convencimiento, ¿ha cambiado algo? ¿Estás mejor?

Ahora supón que inicialmente no entiendes el comportamiento...Admite que te creará mil y una dudas y otras tantas preguntas “esclarecedoras” que cuando llegue el momento no te saldrán de la misma manera o ni siquiera te acordarás de tres de ellas. Quiero añadir que además te respondes según tu criterio… ¿Qué? ¿Mejor aún?

Tal vez llegues a la conclusión que solamente esa Persona tiene una respuesta adecuada a SU forma de actuar. ¡Enhorabuena! Su intención a tus efectos, tiene la importancia que tú le des. Puestos a investigar y discernir, hazte esas preguntas a ti y contéstate con honradez. Acepta la sorpresa, la inexperiencia, la ingenuidad como algo que te hará crecer. Permítete dudar de tus deducciones. Date permiso para pensar y sentir que hay muchas posibilidades que no habrás pronosticado

Y Respira. Que si lo has adivinado, ya tienes una posible razón sobre la cual no puedes hacer nada. Concéntrate en la parte sobre la que sí puedes ejercer tu poder.

En mi opinión, El problema real discurre de tal manera por tu cuerpo que no quieres asumir que estás dejándote llevar por tu estado de ánimo hacia ninguna parte. Eso sí, es más cómodo si la culpa es del Otro o de la Otra. Acepta tu responsabilidad.

Determina en qué estado te encuentras y prueba con: “De esta situación, ¿Qué quiero cambiar específicamente?”. “¿Qué es lo que me preocupa, realmente?

De nuevo, tú eliges.

1 comentario:

  1. El matiz más significativo está en aparecerá y será un regalo para mis sentidos o forzaré esa búsqueda impetuosa hasta hallarla.
    Las emociones no engañan, los sentimientos tampoco, en cambio una interpretación mal llevada deriva en una conclusión poco acePtada y es en ese preciso instante cuando al darse cuenta uno de su error surgen otras emociones mas incomodas.
    Llegado a este punto tenemos dos opciones, magnifico el problema, de esta manera cuanto más grande lo haga antes me daré cuanta de dónde me equivoqué e intentare en la medida delo posible corregirlo y la otra, quizás la más fácil y habitual pero más perjudicial sea desecharlo, es decir me lo trago y hago de tripas corazón engañándome a mí mismo y esconderlo causándome un mal estar en lugar de enfrentarme a él y estar dispuesto a obtener esa respuesta; la que me haga sentir o la que me haga sufrir.
    Todas las conclusiones están cargadas de algo que llamamos esperanza, pero es la esperanza realmente un deseo?. A mi manera de ver se parece pero no es lo mismo. Yo deseo estar con ella no suena igual que tengo esperanza en seguir a su lado; una denota algo fuerte, un sentimiento, la esperanza es eso esperanza, algo hecho por y para los débiles, es como el consuelo de algo, tengo esperanza en….no me gusta como suena, suena a haberte rendido y dejárselo a las estrellas!!.
    Lo difícil no es solo aceptarte, pensar que tu eres parte del problema, que posiblemente no lo has dado todo, no has luchado por ello o no has desarrollado todos tus sentidos en su búsqueda, lo difícil es aceptar el que la otra persona no te acepte, es ahí en ese momento cuando entra en juego el sufrimiento, sufres CON la reacción? o sufres POR la reacción?. En el contexto se haya la respuesta, no en la forma. Te crees capaz de convencerla? De HECHO es necesario convencerla? Acaso te crees capaz de convencerla? Y luego qué? Habrás conseguido tu propósito, ya podrás dormir feliz esta noche…, pero no descansaras porque en este caso habrás utilizado una herramienta para llevarla a tu terreno y eso ya no es puro. En el momento en que entra en juego otro factor aparte de los sentimientos, las emociones de manera natural y has de recurrir a llamar su atención de otra manera ya no es lo mismo, estás jugando con la esperanza y con esperanza no se juega.

    En cambio yo tengo el poder y la gloria, yo elijo, pero no decido, yo sé lo que me conviene y lo que no, yo admito o rechazo. Soy yo en todo momento, pero esto es cosa de dos… Podría decir tengo ilusión, eso es lo mismo que esperanza; eso no vale…podría decir yo pienso que… pero solo lo pienso no lo hago….Yo quiero, esto ya me va convenciendo, ya me va sonando a elegir, yo siento y porque no decirlo. TE QUIERO, así como suena, como lo siento en este momento, sin nada mas que eso, porque hoy elijo yo.

    Gracias de nuevo Marga por dejar compartir mis refexiones con todos vosotros.
    Un abrazo y también hoy un beso.

    ResponderEliminar