VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.

jueves, 7 de octubre de 2010

Es un Secreto

¿Sabes a qué me refiero? A esa “cosa” que llevas dentro y que no te atreves a contar a nadie o ni se te ha pasado por la cabeza puede que no la supieras describir. Esto sobre lo que parece tienes alguna noticia de vez en cuando o algún aviso, y en cambio no estás al tanto sobre cómo afecta a tu día a día. Algo que si te llenaras de coraje y le pusieras un nombre o lo escribieras en un diario íntimo desearías que nadie lo encontrara jamás ni tampoco quisieras volver a leer. Es decir, algo que no quieres saber.
Hasta ahí se te da bien. Has aprendido a convivir con ello y ni siquiera tienes que pensarlo porque yace en tu subconsciente, oculto, íntimo, disimulado…Todo lo que quieras, pero está.
Esto que tienes guardado como oro en paño te permite actuar frente a los demás de una manera concreta que seguramente te aporta algún beneficio y curiosamente tampoco sabes cuál es. O sea, no avanzas.
Bajo mi punto de vista, el secreto te lo guardas a ti porque desde el exterior se ve de otra manera, una cualquiera que ni te imaginas y además eso no es lo más relevante.
El problema surge cuando estás a solas con tu Interior… Y también la solución. Lo ves y lo sientes en tu forma de hablar, de moverte…de Ser…en lo que crees que son defectos de los demás…Si lo has sentido, aprovecha cuando no están para indagar, ¡siente curiosidad!
¿Qué te pasaría si te dieras cuenta? ¿Qué quedaría al descubierto exactamente? ¿Cuál sería para ti el problema real?
Ha crecido contigo y sólo cuando ha dejado de serte útil te has convencido de que es bueno, ha ascendido a tu Consciencia y has encontrado a la Persona o Momento adecuados o las dos cosas para hacerlo. Te lo has reconocido y ahora date cuenta de cuánto te ha limitado, ¿cuánto tiempo ha estado ahí abajo y qué ha ocasionado?
¿Qué quieres hacer ahora que ya lo conoces?
No importa si se juzga, se entiende, se acepta, se comparte o no se le da la más mínima importancia. Si no querías saberlo, ¿para qué crees que has tenido la necesidad de descubrirlo? Tal vez eras quien tenía que tomar consciencia porque había “algo” que no encajaba. “Algo” que te impedía lograr…en fin…
…Sea como fuere, préstale mucha atención. Tal y como te afecte el desenlace será de un incalculable valor para ti. Te ha moldeado a su manera y ahora puedes utilizarlo tú para crecer libre.
Entonces, ¿Quieres conocer tu secreto?

2 comentarios:

  1. Yo he decidido que sea mí secreto, si te lo contara dejaría de serlo, vivo y vive él dentro de mi, somos uno, lo he asimilidado, me he autoconvencido para ello, estoy preparado para saber que vivirá conmigo y que posiblemente me lo lleve conmigo allí donde Dios quiera que vaya.
    No se trata del cómo, ni el porqué, ni siquiera del momento, ni la confianza que pueda tener con la persona que comparta el momento; él y yo para el resto de nuestros días.
    El problema surge cuando ese secreto no lo has asimilado y es un estorbo en tu conciencia, y pasa del estado inconsciente porque convives con el, al estado conciente. Necesitas sacarlo?, necesitas contarlo?. Que o quien te lo impide, te va a liberar? o va a crear una satisfacción profunda en ti por haber sido capaz de revelarlo?
    Cada persona es un mundo...y todos llevamos un mundo en nuestra cabeza.
    Si así lo crees disfruta de tu secreto, por lo menos tendras la certeza de que tu eres el/la que lo controla y que por mucho que lo sientas el resto de la gente nunca lo vera como tú...
    Que es una persona sin secretos, una persona vulnerable, estas preparado para serlo??

    Gracias Marga, como siempre un placer disfrutar de tu compañia literaria. Un abrazo.
    David Martínez

    ResponderEliminar
  2. Guau! Me ha encantado!

    Muchas gracias por participar.
    Besos

    ResponderEliminar