VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.

viernes, 17 de diciembre de 2010

Palabras Mayores

Son contadas las ocasiones en las que tenemos en el Plano Consciente que nuestra Actitud no ha sido la adecuada ante una determinada situación. Seguro que hay una intención y no necesariamente negativa hacia quien recibe la ofensa, sino una positiva para quien la emite.

Por esa razón yo pienso que no son necesarias las disculpas. No hay nada que perdonar.

“Lo siento, Yo soy así”. Insistes en el talante y además ¿te disculpas? Ofrece pocas expectativas de que mejore la relación.

"Perdona, es que..." Si realmente lo sientes, no justificas, cambias.

“Tienes razón” tampoco me parece un argumento válido porque cada cual tiene la suya y no una sola. Asimismo da igual quien la lleve si se repite el mismo Resultado.

Y “yo no soy así” aún me da más juego...

¡Qué más da! Siempre había pensado que el Perdón lo otorgaban los dioses. Ahora sé cada uno/a de nosotros/as llevamos Uno dentro. Para mí, es un acto que me permite admitir que me he equivocado. Además puedo intentar compensar el daño causado si se me consiente. No es una respuesta lo que espero sino que hago una declaración y me libero de una carga. Si llega la aceptación de la disculpa ¡es un regalo!

Cuando esperas que alguien se disculpe contigo por algo que ha pasado y esas disculpas no llegan…Cuando empiezas a desesperar, te indignas, te enfadas o sientes una mezcla de tristeza y miedos, ganas de vengarte…Incertidumbre…No entiendes…Sigues recalcando los hechos, que en este momento ya no son lo que eran, entonces, lejos de desaparecer el dolor se hará más intenso. Sabes que esa no es la Actitud adecuada para curar la herida. Lo sabes porque ya te ha pasado otras veces y el resultado es resentimiento, lo cual no te ayuda a sentirte mejor.

Recuerda cuál fue la causa, el inicio de la cuestión. Te darás cuenta de que más que tratar el motivo estás alimentando tu ira, es más fácil. Puede ser que incluso ya no te acuerdes de cómo empezó.

Quieres que alguien asuma el Compromiso por sus acciones. ¿Ya has aceptado tú el tuyo?

Creo que es el momento en que tienes que mirarte al Espejo. Mira en tu Interior. Escucha a tu Dios. Si tienes tanta necesidad de perdonar a alguien, tal vez tengas que empezar contigo. ¿Qué es lo que, según tú, merecería unas disculpas? ¿Seguro que tú no has hecho lo mismo? Aquel Comportamiento que detestas y que te saca de quicio, ¿es posible que lo tengas tú? ¿Estás actuando así ahora?

Primero tienes que ser Capaz de ser Honesto/a contigo mismo/a. Parece muy difícil cuando en realidad es un pequeño esfuerzo. Darle trabajo extra a tu cerebro, uno que no suele hacer porque está acostumbrado a dejarse llevar por lo que le da sensación de Control y de Verdad Absoluta. Una falsa Seguridad. En cambio, significa darle tiempo para habituarse a pensar profundamente durante unos minutos sobre lo que ha pasado realmente dentro de ti. Averiguar, con mucho Coraje que la Responsabilidad es sólo tuya. Al menos tienes el poder sobre la parte que te afecta.

Con este Acto de Introspección pronto descubrirás la Compasión y quizás quieras ser tú quien la reciba. Toma medidas para usar la Justicia también contigo.

El Aprendizaje te sirve para la próxima vez, sí. Ahora, ¿ya te has concedido el indulto en este momento? Si lo sigues arrastrando el próximo resultado será idéntico.

Aceptando tu parte con Humildad te sentirás comprendido y comprenderás, luego ya no serán necesarias las disculpas.

Sólo sabrás eximir de corazón cuando sepas concebirlo tú. Entonces, incluso olvidarás.

¿Ya sabes Perdonar-te?

2 comentarios:

  1. El Olimpo estaba pleno de ellos, después en Roma se le ofrecía culto a no menos deidades,y tan sólo hace 2010-11 años se le rinde culto a la figura del hijo de Dios,(además de otros cultos y religiones), el día 25 será un nuevo aniversario, la Navidad, una más !que biennnn¡¡¡¡
    Esta fecha para mí como creyente, es una fecha llena de alegrías y tristezas, además una fecha de buenos y malos recuerdos, pero sobre todo de pedir "perdón interiormente", el que, desde nuestros propios actos hubiesemos podido ofender a nuestros amigos,vecinos, personas con las que convivimos, en definitiva, AMARNOS los unos a los otros, palabras poco usadas en la actual sociedad, PERDÓN, AMAR, solidaridad y VIVIR en PAZ con todos y con uno mismo.
    Estamos de paso, como las aves migratorias, que buscan buena compañia, comida, tiempo agradable y libertad, cuando les falta algo de esto, miran al cielo y comienzan a volar....

    ResponderEliminar
  2. Ha sido genial! Muchas gracias por compartir un texto tan interesante

    1 Saludo

    ResponderEliminar